El Clima en Santiago del Estero

23/2/15

El Mercado Armonia


El Mercado Armonía es otro de los monumentos tradicionales de nuestra ciudad. Fue fundado el 15 de Febrero de 1.936, en pleno centro de la ciudad de Santiago del Estero, a una cuadra de la Plaza Libertad y también a una cuadra de la Avenida Belgrano.

En el Mercado Armonía podemos comprar frutas, verduras, comidas, pan, carne, productos regionales y artesanías. En la parte exterior hay distintos comercios, especialmente tiendas y zapaterías. Es un punto de referencia de nuestra ciudad y un punto de encuentros. Diariamente el mercado es visitado por miles de vecinos de la ciudad o visitantes de otras ciudades y otras provincias.

Los puestos de comidas son un lugar adecuado para la conversación. La gente que va al mercado para hacer sus compras del día, generalmente hace su pausa para beber y comer algo compartido con una amistad antes de volver a la casa.

Uno de los primeros integrantes del Alero Quichua Santiagueño, “Canquita” Orellana, tiene en el Mercado Armonía su puesto de venta de comidas rápidas para llevar o consumir en la barra. El puesto de Canquita es un lugar donde uno puede encontrar a nostalgiosos de otras épocas de la ciudad y del Alero. Es casi una obligación el intercambio de algunas palabras en quichua con alguno de los parroquianos o con el atareado dueño del local.

Carlos Orieta, cantor, autor y compositor folclórico, integrante del Alero Quichua Santiagueño, también supo tener en el mercado su puesto donde preparaba y vendía comidas para llevar. El puesto de Carlitos era un buen lugar para saber novedades de la gente del Alero y del folclore santiagueño en general. Carlos Orieta ha sido de los primeros integrantes del trío Los Fogoneros y estuvo cantando en el conjunto hasta pocas horas antes de su temprano fallecimiento.

Uno entra en el Mercado Armonía y se encuentra con un Santiago del Estero atemporal. Subiendo por la escalera mecánica puede encontrar funcionando emisoras de Frecuencia Modulada que tienen sus estudios en el primer piso. Un poco más allá encontrará productos regionales y artesanías, entre las que están los bombos y cajas vidaleras hechas por manos criollas que prolijamente han trabajado la madera y los cueros.

En la planta baja también hay artesanías, productos regionales y una gran cantidad de verdulerías, carnicerías y puestos de comidas. En todos ellos el contacto humano es intenso, con las rápidas ventas matizadas por algún comentario, una risa o el canturreo de la música del pago.

Caminando por el Mercado Armonía vemos un ameno presente cobijado bajo el techo junto a los recuerdos del pasado y un prometedor futuro. Debajo de la alta bóveda del mercado hay mucha gente trabajando, comprando o paseando. 

Su arquitectura, un emblema de modernidad

Escribe en Facebook al respecto el Arq. Rodolfo Legname: “El edificio fue un rugido de modernidad en ese momento, proyecto de Jorge Kalnay, arquitecto húngaro, quien junto a su hermano Andrés diseñaron, entre otros edificios emblemáticos porteños, el Luna Park y la confitería La Munich. El edificio, una gran bóveda de cañón corrido de hormigón armado, con grandes voladizos sobre el espacio central del Mercado como sobre la calle, da cuenta del progreso en el uso de este material, preferido de la arquitectura del Movimiento Moderno, como asimismo el uso de parasoles y los grandes paños de glas betón (ladrillo de vidrio) que resultan elementos característicos de ese período”.

“Para comparar criterios acerca de lo que pudo representar ese edificio para los santiagueños de entonces, basta tener en cuenta que, en ese mismo año de su inauguración, se concedió el Premio Municipal de Fachadas al edificio que lo enfrenta en la esquina de Absalón Rojas y Pellegrini, conocido como La Real, por la decoración de pavos reales en su coronamiento”.

“El edificio se construyó en el mismo solar al que se trasladaron los tenderetes que se ubicaban sobre la Plaza Libertad en 1851, durante el gobierno de Manuel Taboada, y que fuera reemplazado por otro edificio con soportales a la vuela de un gran patio central, del que queda un cuadro de Schettini en la Municipalidad, hacia 1876”.

Es el Mercado Armonía junto al Puente Carretero un emblema de la actual esencia santiagueña.-
Facebook

No hay comentarios: