El Clima en Santiago del Estero

29/3/12

UN PEQUEÑO HOMENAJE A UN GRANDE DE NUESTRA CULTURA. ROBERTO SILY

Carlos Roberto Sily. (Percusionista)
Cuentan los peregrinos que la expresión de fe, religiosa, intima y popular, nos permiten conocer costumbres ancestrales, vivencias de alegrías y lamentos, plasmados en la música y cantos propios a las circunstancias.
No hay instrumento musical que mejor acompañe a la memoria, que un bombo o una caja. Los parches marcan el ritmo del latir del corazón como una intima manifestación de los sentidos.
Es por eso que hoy tenemos el honor de presentar a un hacedor de bombos. A un percusionista de profesión; a un tallador de la madera; a un curtidor de cueros. El es Don CARLOS ROBERTO SILY, artesano de indudable valor. Fue elegido por la Sociedad de Folcloristas Santiagueños para distinguirlo como un valuarte de nuestras tradiciones, continuador, e innovador de instrumentos sonoros como el bombo y también como músico itinerante,
Roberto Sily, nació un 21 de diciembre del año 45, en el Barrio de congreso o Canta Rana, en la esquina de Moreno y San Martín.
A los 12 años ya era guitarrista y batero. Con sus amigos del barrio formaron un trío que actuaba en clubes nocturnos con música ligera, tenia 15 años. Se recibió de Maestro con una solida base de conocimientos.
En el año 1970 viajo a Asas. Atraído por el éxito de las Trincheras Santiagueños. Allí observo la ausencia de bombos para su venta. Regreso y lo que era un obvie, un pasatiempo: hacer bombos o restaurar parches, se convirtió en una tarea incansable de fabricar cilindros de aguaribay. Allí nace el artesano, nacen las ventas masivas de bombos. Comienza la ilusión por trascender, de hacerse conocer, de viajar, de cruzar los límites provincianos.
Viajar sin una misión no tenía sentido ni era de utilidad para Roberto Sily. Realmente su misión fue hacer conocer lo suyo, medirse con otros artesanos, intercambiar técnicas, aprender y dar de si lo que sirviera.
Por tierra, mar y aire llegó aL Japón, África, recorrió Europa, fue a los Estados Unidos, exploró el Caribe, Puerto Rico, Cuba, República Dominicana.
Así fue dejando huellas de Santiago, de su tierra, por todo el mundo, en cada leguero que vendía, quedaba un pedazo sonoro del amor de sus amores: su provincia y se realizaban, sin proponérselo, sus sueños de trascendencia Tenía largas listas de pedidos de artistas argentinos y embajadas extranjeras. Todos querían tener un bombo del "Chivo" Sily.
En esos tiempos nació la idea, que llevó a cabo, de incorporarle innovaciones al bombo. Creó el "Sacha Bombo", la "Tumba" india y el bombo cuadrado. Seguramente Roberto Sily evoluciono el sonido de los parches en beneficio del músico que acompaña.
El ruido se convirtió en sonido y los versos que dicen: 


(1) " En esta catedral de palomas
acuñada en el sol de las campanas.
en la cuna del trino y la chicharra.
Desde la sangre del árbol que reclama
/ con su voz de madera
la compañía sensual de la guitarra
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
fueron más que una metáfora o un juego de imágenes en la vida de Roberto Sily, y esta realidad son muy pocos quienes la logran.


(1) - Fragmento del poema: canto a mi raíz, de Stella Maris Incola

No hay comentarios: