El Clima en Santiago del Estero

6/12/09

Petetico: El Gran macho santiagueño...

Acuchilló a su ex esposa tras violenta discusión

Efecto. Sucedió en un ocasional regreso de la ex pareja de la dueña de casa. El sospechoso habría estado alcoholizado y se dio a la fuga, luego de consumar la agresión

Al cierre del dia sabado, la policía buscaba intensamente a un sujeto, sindicado de protagonizar un violento incidente en una vivienda del barrio Juramento, en plena tarde de ayer. Según informaron fuentes policiales, se habría tratado de un “drama familiar” que se originó en una propiedad del pasaje 327 al 2600. El caso sucedió a las 15.45, cuando se produjo la llegada del principal sospechoso del ataque, identificado por la policía como Ramón Humberto Sosa, de 55 años, residente en calle Patrocinio Díaz al 1100 del barrio Mariano Moreno. Los voceros manifestaron que el nombrado se habría encontrado en estado de ebriedad. Instantes después, fue atendido por su ex esposa, Aida Azucena Juárez, de 52 años, con quien, a los pocos minutos mantuvo una acalorada discusión. Trascendió que, en medio del incidente, Sosa se habría apoderado de un cuchillo con el cual habría pretendido agredir a su ex pareja, a quien la habría empujado y arrojado al suelo. Una vez que fue derribada, la mujer recibió una cuchillada en la mano derecha, que le provocó un corte en uno de los dedos. Al gritar por ayuda, el padre de la señora salió, urgente, en su defensa, tratándose de Luis Alberto Juárez, de 80 años. Sin embargo, lejos de calmarse, el acusado habría tomado un palo de escoba con el cual le asestó un fuerte golpe en medio de la cabeza a su ex suegro, quien también quedó lesionado. Después del violento ataque, Sosa emprendió una veloz fuga por la calle Narciso Gómez, con dirección hacia el oeste. Cuando se llamó a la policía, se hizo presente el personal de la Comisaría Tercera, ordenándose el traslado de la mujer y de su padre –que se encontraba descompensado– hacia el Hospital Regional. A la vez, los uniformados encontraron el arma usada por el agresor, tratándose de una hoja de metal, de 20 centímetros de largo, tipo sierrita, la cual se habría hallado soldada a un caño tubular que hacía las veces de mango.

No hay comentarios: