El Clima en Santiago del Estero

21/11/09

Dalmiro Coronel Lugones, el poeta que resiste al olvido...

Dalmiro Coronel Lugones 

Nació en La Banda en 1919 y falleció en Buenos Aires en 1971. Poeta, folklorista y periodista. Como poeta, publicó dos libros “Romancero del canto nativo” (1965), que ha merecido elogiosos comentarios y “Tiempo de zamba y malambo” (Glosario poemático para el folklore) (1970), también muy difundido. Ha sido premiado en numerosos certámenes poéticos, entre ellos destacamos el Primer Premio del diario “Clarín” de la Capital Federal, por su poema “Romance del canto nativo” (1960). Autor de Himnos y marchas escolares. Ha incursionado en el cine: su libro “Serafina y el destino de un Pueblo” obtuvo Mención de Honor Especial del Instituto Nacional de Cinematografía en 1965; su corto metraje “La leyenda del Crespín” (en colaboración con Ricardo Dell´Aringa) mereció el Primer Premio en 1969, en un concurso organizado por el Consejo Provincial de Difusión Cultural de Tucumán. “Cuadernos de Cultura Santiago del Estero” recuerda al poeta que cantó con fervor a Santiago, su alma y su grandeza.

ROMANCE DEL BOSQUE

Verde país milenario,
Catedral sin dios ni santos
Donde el órgano del viento
Suena en las misas del diablo,
Vegetal carne que grita
La voz musical del árbol,
Lenguaje creciendo en bombos
Para nombrar a mi santiago.

Allá sus copas elevan
A los cielos quebrachos
Y se visten los chañares
Y los huinaj de topacio,
Los algarrobos maduran
Sus vainas en los veranos
Mientras suenan los coyuyos
Guitarreros sus malambos.

Extrañas supersticiones
Estremecen sus arcanos
Cuando vuela la leyenda
Por las ramas del espanto,
Entonces la “Umita”
Su histeria por los atajos
Y hachando el silencio lanza
Su horrible grito el “sachayoj”

Y acecha el “Runa uturungo”
- el tigre de pies humanos –
Y el “Supay” en la espesura
Convoca a los “iniciados”
Y triste silba la “Almita”
Y el “Crespin” llora su llanto
Y el “Kakuy” grita y sacude
Con su dolor los espacios…

Allá cuando el sol se hamaca
Entre los árboles altos
ay un saludo de mirlos,
De calandrias y de icanchos
Y salen a espiar las siestas
Las chuñas y los lagartos
Y el carpintero golpea
En los troncos su cansancio.-

Dalmiro Coronel Lugones

No hay comentarios: