El Clima en Santiago del Estero

20/8/09

EL CASO ALEGRE


Por Aldo Bravo
Sin duda que para los que creemos que la ciencia política es aquella que demanda a sus actores la presencia permanente de las virtudes republicanas ligadas a la ética en cada una de sus acciones, la militancia partidaria debe estar imprescindiblemente unida a una conducta ceñida a la edificación de los valores de Igualdad, Solidaridad y Justicia. Lamentablemente esta premisa no fue tenida en cuenta por numerosos representantes políticos y funcionarios públicos a lo largo de muchos años, tantos que una enorme franja de argentinos ha naturalizado como algo perfectamente tolerable la comunión entre ser un representante del pueblo y la acumulación de bienes materiales de todo tipo. Esta tremenda claudicación de la ciudadanía -la de aceptar que la elevación del status económico es incuestionable a los dirigentes, sobre todo políticos y sindicales- encierra una gran hipocresía. Mientras dura la impunidad que otorga el cargo público aceptamos todo; cuando algunos deciden que esa impunidad llegó a su fin por quien sabe qué motivos verdaderos, se procede “a hacer leña del árbol caído”. Cuántos santiagueños se preguntaban desde 2003 a la fecha qué se celebraba la noche del 24 de julio con casi media hora de pirotecnia multicolor? ¿Quién pagaba el descomunal desfile de artistas que se hacían presentes en forma “gratuita” para festejar el aniversario de la Madre de Ciudades? Por qué se globalizó la primitiva genuina marcha de los bombos…?
Un caso emblemático acaba de suceder en nuestra provincia. Alegre asumió la intendencia de Santiago del Estero en marzo de 2005 para completar el período que dejaba vacante Zamora, quien a su vez se erigía en gobernador de la provincia. El 6 de agosto del año siguiente prácticamente el 70% de los ciudadanos de la ciudad Capital ratificaba con su voto la gestión de Alegre y lo elegía por cuatro años mas. Nos preguntamos: ¿no era vox populi ya en esos años la falta de relación entre los ingresos del ex intendente Alegre y el nivel de vida que llevaba?
Alegre debía concluir su mandato en octubre de 2010. Dejando a un lado las intrigas palaciegas que mentaban sobre diferencias entre ambos, fue el gobernador Zamora el que apoyó sin retaceos la elección de Alegre en 2006. Horas antes de las elecciones del 28 de junio recibieron juntos la cuarta visita presidencial de Cristina Fernández a Santiago del Estero y estuvieron juntos en la conferencia de prensa donde anunciaban la última contundente victoria electoral del Frente Cívico con el 30% del padrón electoral. Sin embargo, apenas unos días después de las elecciones pasadas y en un espectacular operativo mediático fueron allanadas distintas propiedades del ex intendente de la ciudad de Santiago del Estero. O sea, de pronto y casi por arte de magia, propios y extraños se dieron cuenta de que el incremento patrimonial de Alegre nada tenía que ver con sus ingresos como funcionario del pueblo de Santiago del Estero. Por supuesto que repudiamos este comportamiento desfachatado y exhibicionista de parte de cualquier representante del pueblo, pero ¿es el único caso? ¿Es el único al que le resultaría imposible demostrar cómo hizo para aumentar su patrimonio en estos años? Desde esta perspectiva, exigimos que se mida con la misma vara a todos aquellos que terminan apoderándose de los recursos públicos para su beneficio personal.
Finalmente, una reflexión. Al que suscribe esta nota no le quedan dudas de que nuevas generaciones están haciéndose presentes en la historia de este país y son ellas las que están destinadas a reivindicar la ciencia política como constructora de sociedades cada vez mas justas. A los adultos nos cabe la misión de acompañarlos en esta sagrada tarea de hacer del mundo un lugar para todos y ese momento no puede esperar ni un día mas.
FUENTE: LA FRAGUA

No hay comentarios: